Dije que escribo, pero nunca dije que lo hiciera bien.

Escribo porque creo que no existe otro medio para expresar la vulgaridad de los pensamientos más íntimos sin ser reprendida por el tono de voz que uso cada vez que digo lo que siento.

sábado, 10 de marzo de 2012

SIN NOMBRE

A: Pues a nadie no?

Presagio de olvido
es ésta risa y mi dolor,
diez días he vivido
con un opaco color,
de ese que deshebra
mis ojos, que dilata
la pasión, que zozobra
en mi corazón delata
y carcome mi ilusión.

Cenizas en la mesa,
tres cigarros y tu voz,
en mi el amor es prisa,
simula un suspiro feroz.
Aturde y mata mi mirada,
acompleja mi razón
y elijo en ti la morada,
que arrulla la canción
que anticipa morir por “amor”…