Dije que escribo, pero nunca dije que lo hiciera bien.

Escribo porque creo que no existe otro medio para expresar la vulgaridad de los pensamientos más íntimos sin ser reprendida por el tono de voz que uso cada vez que digo lo que siento.

martes, 12 de junio de 2012

¡SILENCIO!

Rabia, vainilla en
infusión, dolor que
palpa calma, cruel
fusión de “amor”,
quimera dorada, de
duelo y desamor,
vapor respira mi
alma cuando declino
en la aflicción.
Lumbre anaranjada,
Abril muere, espira
con vals atroz, cada
verso es una llaga
que le curo al corazón.
El sofoco sonríe a
mis ganas, de mirarte
y en ti escribir pasión,
esta espera se hace
larga, pero al final,
siempre eres él mismo,
niño, mi dolor…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por leerme!