Dije que escribo, pero nunca dije que lo hiciera bien.

Escribo porque creo que no existe otro medio para expresar la vulgaridad de los pensamientos más íntimos sin ser reprendida por el tono de voz que uso cada vez que digo lo que siento.

lunes, 15 de noviembre de 2010

DE TÍ

A: Mi madre

Mórbida morada es la de tus brazos,
agosto se hace frío y las mohínas
risas de tus pasos, no me dejan, en mí
imperan, solo por hacer la vida
aroma de tus algarabías que me enseñan.

Iza tu mirada cada mañana al despertar,
siéntete orgullosa todos los días
al caminar, tranquila y dichosa,
baquiana del andar seguro de tus hijas
engreídas, por mostrar al mundo
la mujer que eres y la más capaz.