Dije que escribo, pero nunca dije que lo hiciera bien.

Escribo porque creo que no existe otro medio para expresar la vulgaridad de los pensamientos más íntimos sin ser reprendida por el tono de voz que uso cada vez que digo lo que siento.

sábado, 4 de febrero de 2017

Me sabe a ti la ausencia.

Mi soledad se abraza
al péndulo de tu ausencia
con la mirada fija en su balanceo
acelero ésta espera infructuosa.

Mi soledad se llena de ti
y espero el hastío de tu recuerdo
lo imploro y no me llega
creo que saldo mi error 
con mis ganas de ti, sin hallarte.

Mi soledad no es soledad
porque sigues conmigo
atado a mi sonrisa desabrida 
que es, porque aún me miro
y te miro aquí dentro.   

Me sabe a ti la ausencia
y el viento trae consigo
el aroma intacto de tu cuerpo
y escucho tu risa
cuando pronunció tu nombre
para entibiar la helada de tu olvido...