Dije que escribo, pero nunca dije que lo hiciera bien.

Escribo porque creo que no existe otro medio para expresar la vulgaridad de los pensamientos más íntimos sin ser reprendida por el tono de voz que uso cada vez que digo lo que siento.

viernes, 11 de diciembre de 2015

Cada vez escribo peor.

Lo peor que escribí hace meses.


Dolores crecientes
jadean en mi garganta
sofocan a mi aliento
y mi paz hacen brasas,
laceran a mi voz:

-cadencia de desesperanza-

que riñe un "amor" quebrado,
que aunque herido,
aún sobrevive
porque ella aún me ama.

Con el corazón dolido

la pienso en el alba

la beso,

la abrazo

y le susurro que de todas
ella es la más amada;

pero en mi nariz hace frío,

duele la sonrisa

y también la mirada,

Entonces,

acontece su voz
en el eco de mi silencio
y bendice mi mañana,

un suspiro atraganta toda palabra,

permanezco callada

la miro con ojos de esperanza
porque el "amor" no se escucha,
sólo se siente en la mirada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por leerme!