Dije que escribo, pero nunca dije que lo hiciera bien.

Escribo porque creo que no existe otro medio para expresar la vulgaridad de los pensamientos más íntimos sin ser reprendida por el tono de voz que uso cada vez que digo lo que siento.

sábado, 18 de octubre de 2014

Gamas

Un manto ceniciento
cobija a otro Agosto,
serpentinas cósmicas
destellan, enraízan
se delinean con esbozo;
siguen la cadencia
de melodías estridentes,
caen, izan al cielo,
iluminan a mis ojos.
Suspiros incandescentes,
lumbreras fugaces,
matizan de violeta
el cielo de este ocaso
a instantes plateado,
grisáceo y moribundo,
que precipita su melancolía
sobre los manzanos
y sus frutos;
las gotas palpitan y
se entierran en los charcos,
mueren y renacen
como un todo en los baches
de suelos profundos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por leerme!