Dije que escribo, pero nunca dije que lo hiciera bien.

Escribo porque creo que no existe otro medio para expresar la vulgaridad de los pensamientos más íntimos sin ser reprendida por el tono de voz que uso cada vez que digo lo que siento.

sábado, 4 de agosto de 2012

Insípida risa


Yo no amo,
en mí me he
refugiado,
lloro y exclamo:
¡Fiel tristeza,
suculenta es en
verano!;
un sorbo tomo,
de un licor
que va sanando,
mis pecados,
mi calvario,
este cruel dolor
que me besa
dormitando;
por ningún ente
sensitivo
merezco ser amada,
ni triza de
“amor” debe ser
a mi obsequiada,
porque invoco
al llanto si amo
y me aman,
cuando la muerte
llamo para sentirme
“enamorada”.