Escribo, pero nunca dije que lo hiciera bien.

viernes, 4 de mayo de 2012

Cuando duele

Perdóname.

Amargo calvario,
fiero suspiro,
tres versos,
dos palabras
y te escucho
en son de olvido;
miradas en baraña
en mi corazón
se hacen nido,
y tú, amor,
las anudas a mi oído.
Hombre fatal,
tentación de abril
fuiste, has sido,
eres,
avivas mi suplicio,
que ahorca una copla
que improvise
a tu piel asoleada
por una luz
que no he merecido.
Una vez mis versos
fueron ganas,
sentía, no escribía
con desamor y suspiros,
tenía fe en tu cuerpo,
en el desliz de tu paladar,
rehén del vino,
para ti fui más que palabra,
me convertí
en “amor” escondido,
entre tú y yo,
cada que te plantabas en
mi sendero por ti erigido…
Las manos no alcanzan,
ésta noche te he
perdido,
espero te complazca mi
amargo calvario,
mi fiero suspiro…

domingo, 29 de abril de 2012

Matas

Florece tu silencio,
apenas el mío retoña,
mi afán se hace verso,
tú te hilvanas la boca,
la voz traba los dientes,
por no catar lo prohibido
de tu prosa, callar, mirarte,
“vivir” peor que rocío
en las hojas de una rosa.
Estridentes afonías,
me miras, lastimas mi
sonrisa, tu elegancia
es vil, roe, ultraja pasión
que en mí desborda, que
delira en tu palabra sorda
que destroza…