Dije que escribo, pero nunca dije que lo hiciera bien.

Escribo porque creo que no existe otro medio para expresar la vulgaridad de los pensamientos más íntimos sin ser reprendida por el tono de voz que uso cada vez que digo lo que siento.

lunes, 1 de noviembre de 2010

CEMPASÚCHIL

La Catrina me amenaza
anoche la soñé,
me llevo al camposanto
y de ella me burle,
le dije que la muerte
no me alcanza, yo lo sé,
que lo único que mata
es el amor que ya no es,
ese que se aleja,
te escupe y ni lo ves,
te deja suplicando
que el descanso se te de,
porque vivir agonizando
día y noche por aquél,
hace preferir un féretro
que te libre de querer.

La Catrina carcajeaba,
con ironía, con desden,
dijo que su trabajo
era librarnos del dolor
de amar con fe, dijo que ella
un día amo a un hombre
que también,
la noche le pinto verde
y la luz sabor a miel,
sonreía y una lagrima
añoro salir ayer,
pero aquél amor maldito
las robo todas con hiel,
la Catrina sollozaba
se olvidaba de mi piel,
me condeno aquella noche
la muerte NUNCA ES,
el peor castigo fue:
MORIR Y AMAR DESPUÉS.

domingo, 31 de octubre de 2010

ORACIÓN DE OTOÑO

A: Dios

Sacude mi alma
Dios que salva,
escucha mis gritos
más que a los grillos,
dame tu alivio
mientras río,
no olvides que te amo,
sin ti no existo,
perdona blasfemias
de esta boca necia,
que habla inmadura
ante la tragedia,
abriga mi cuerpo
con tu grandeza,
vislumbra mi sombra,
hasta en la aurora.